Categoría: Escritorio

Textos con relatos, pensamientos, reflexiones

Noi siamo liberi Viviamo senza limiti Gente del sud Senza penzier’ Sperando che il domani sarà meglio di ieri  «Gente del sud», BoobmDaBash. I. poner la mesa Primero, saque el mantel a cuadros del cajón y extiéndalo sobre la mesa: comer es un arte y la mesa debe ser vestida para tal ocasión. Ahora,seguir leyendo

Son casi las seis de la tarde del día dos de noviembre. Muchas personas caminan por las calles del cementerio. No queda mucho más tiempo de sol y a contraluz distingo las siluetas de las personas que deambulan pero también las siluetas de las tumbas, de los panteones, de lasseguir leyendo

Salgo de la ducha; tengo el pelo enredado, la cara seca, los toallones en la mano. Nico me dice “¡está nevando!” y entonces camino descalza hasta el bow window del comedor —el piso de madera cruje— y veo que cae nieve sin parar, como si vaciaran baldes de papelitos blancos desde elseguir leyendo

Aquello que hay en mí, que no soy yo, y que busco.Aquello que hay en mí, y que a veces pienso quetambién soy yo, y no encuentro.(Fragmento del prólogo de «El discurso vacío»), Mario Levrero. Entré al cementerio de Saluzzo, ví la primera lápida con el apellido Dalbesio y meseguir leyendo

¡Que extraño es todo hoy! ¡Y ayer sucedía todo como siempre! ¿Habré cambiado durante la noche? Pero si no soy la misma, el asunto siguiente es ¿quién soy? ¡Ay, ese el gran misterio!Lewis Carrol, «Alicia en el país de las maravillas» Dos días antes de que empezara el verano meseguir leyendo

Entre febrero y marzo de 2020, en el medio del viaje por Sicilia, vivimos en un camping. Yo le digo el camping-comunidad porque era un barrio con vecinos viviendo en armonía: alemanes, ingleses, italianos, suizos, argentinos, salían de sus camper-van a saludarse con la salida del sol, a convidarse unaseguir leyendo

Era la madrugada y yo daba vueltas en la bolsa de dormir. Me puse a mirar para arriba con los brazos afuera de la bolsa en posición de féretro y me pareció escuchar algo. Abrí los ojos, como si así pudiera escuchar más —es como un instinto pelotudo que tengoseguir leyendo

Me encanta cuando un libro me ordena las ideas, cuando le graffiteo las páginas con flechas y notas y hago asociaciones de mi vida. En una librería de Fort William, en Escocia, encontré Sapiens: una breve historia de la humanidad. Es un libro que te cambia la forma de verseguir leyendo

Sticky

La navidad de 1999 me regalaron un libro sobre un chico que era mago y que en el título decía algo sobre una piedra filosofal. Yo, que a los diez años no me creía ninguna boluda, pensaba que me habían regalado un libro infantil, que la abuela se había equivocado.seguir leyendo

Cuando no los buscamos, los libros llegan a nosotros cuando tienen que llegar. Ese día estábamos en un departamento en la localidad de Noto, en Sicilia. No había wifi y el celular captaba una rayita de señal sólo en un rincón del entrepiso: la casa era un búnker.